Cuando uno nombra, solo nombra, a Wes Anderson muchas imágenes asaltan su cabeza. Es que el director norteamericano Wesley Mortimer Wales “Wes” Anderson ha logrado una identidad tan reconocible en su cinematografía que pocos pueden igualar. Tal vez, los hermanos Ethan y Joel Coen se acerquen un poco a esa identidad tan prolija y reiterativa del cineasta de Houston.

El cine de Anderson es meticuloso, simétrico, circular, constructivista, uno podría decir que es capa sobre capa, pieza sobre pieza. Al principio esa piezas aparecen sobre el tablero de luz, no muy mezcladas, casi previamente ordenadas, para después armar un andamiaje muy prolijo de colores pasteles.

Desde “The Royal Tenenbaums”, pasando por “The Life Aquatic with Steve Zissou”, “The Darjeeling Limited”, y “Moonrise Kingdom” hasta “The Grand Budapest Hotel”, todo su cine está construido como si existiera un esquema que une una pieza detrás de otra, casi en un tempo de relojería. Hasta “Fantastic Mr. Fox” es parte de este armado.

Por eso, el diseñador norteamericano Matt Chase no lo pensó dos veces y a la hora de brindar su tributo al director, para una exposición en San Francisco, generó unas imágenes a partir de los protagonistas de esos films, construidos en capas. Por eso imaginó como serían Royal Tenenbaum, Richie Tenenbaum, Margot Tenenbaum, Chas Tenenbaum, Max Fischer, Suzy Bishop, Sam Shakusky, Steve Zissou, Zero Moustafa, Monsieur Gustave, Agatha, Rat, Mr. y Mrs. Fox, Peter Whitman, Jack Whitman y Francis Whitman, como si estuvieran armados con piezas de Lego.

lwa-20 lwa1 lwa2 lwa4 lwa7 lwa8 lwa9 lwa10 lwa11 lwa12 lwa13 lwa14 lwa15 lwa16 lwa17 lwa18 lwa21