newsgamesEl norteamericano Ian Bogost, más conocido como el gurú de los videosjuegos, se ha obsesionado con el futuro incierto de los diarios en papel. En su primer entrevista para un medio latino, Bogost nos muestra lo que vendrá, cómo lo visual y lo lúdico podrá estirar la supervivencia de la letra impresa, a través de su último libro “Newsgames: Journalism at Play”, publicado por el poderoso MIT (Massachusetts Institute of Technology).

– ¿Qué puntos de contacto encontrás entre las infografías y los videojuegos, eso que llamás Newsgames?
– La Infografía y los juegos digitales tienen varias cosas en común. A medida que se añaden capas de entrada para la infografía digital, el usuario comienza a desarrollar cualidades “similares al juego”. Estas cualidades pueden animar a los usuarios a manipular los datos hacia un objetivo de su elección, para explorar multitud de resultados a través de ensayo y error, para razonar sobre la lógica que produjo la información, en primer lugar, y simplemente para manipular sus posibles configuraciones. En los Estados Unidos, los resultados de las elecciones se publican en un mapa codificado por colores según el partido político que ganó ese estado. Una persona que utiliza este mapa podría preguntarse cuántos de los estados necesitaría su candidato presidencial para ganar si quieren ganar toda la elección. Infografías construidas sobre una gran cantidad de datos animan a los usuarios a encontrar sus propias ideas sobre la información.

– ¿Qué crees que ocurre con los periodistas y las nuevas formas, más interactivas, de describir la realidad?
-El periodismo es una profesión difícil. Se compone de dos partes: los periodistas y las organizaciones de noticias. Los periodistas cuentan historias, realizan entrevistas, investigan, descubren verdades ocultas, y tratan de cuidar los intereses de los ciudadanos. La organización de noticias, por otra parte, trata de encontrar métodos de distribución, pagar salarios, conseguir a los anunciantes, y cuidar los intereses de su negocio. Los periodistas son gente, las organizaciones de noticias son empresas. No es que los periodistas no están dispuestos a probar cosas nuevas, es que la industria de las noticias es reacia a correr riesgos.

– Ya hablamos del papel. ¿Cómo ves la forma que tienen de contar historias los sitios de noticias?
-La noticia escrita hizo una transición fácil a Internet, especialmente en los primeros días cuando el texto y las imágenes eran mucho más fáciles de poner en línea. Los sitios de noticias podrían tomar lo que iba a ser impreso en su periódico y publicarla en línea, matando cualquier tipo de recurso propio del medio digital. Ahora muchas empresas están cambiando sus prioridades a la web, empezando a mejorar el aprovechamiento de lo que Internet puede ofrecer. Desde multimedia, que une las páginas con información complementaria, comentarios de los usuarios, la inmediatez y la accesibilidad. Pero las computadoras son más que herramientas de distribución de texto e imágenes, ya que pueden ejecutar el software, y eso es una posibilidad que los periodistas no están aprovechando.

– En todos estos cambios que deberíamos entender, ¿qué lugar merece la diversión, lo lúdico, en el desarrollo de las infografías?
-Aunque no hay nada inherentemente malo en la creación de gráficos divertidos, el producto final no debe sacrificar la claridad y la precisión por el entretenimiento. Las infografías, tanto impresas como digitales, pueden ser divertidas porque hacen que el centro de la información aparezca de manera sorprendente. Pueden ser vestido con ilustraciones o recursos estéticos que hacen que el gráfico atractivo para que los lectores no pasen de largo o no hagan click en el vínculo de una página web.

-Usted sostiene en sus conclusiones que “Newsgames: Journalism at Play” debería ser una llamada de atención para los periodistas y los diarios. ¿Qué debería cambiar ahora, con carácter de urgencia ?
-Nuestro argumento es que los periodistas y las organizaciones de noticias deben estar abiertos a los cambios. Los Newsgames están llenos de potencial periodístico porque crean sistemas que representan cómo funciona el mundo y permite a los jugadores, tanto periodistas como lectores, comprender y experimentar esa lógica. El hecho de que el estado de las noticias está cambiando, no significa que el periodismo vaya a desaparecer. Las organizaciones de noticias sólo tienen que mirar a su alrededor para darse cuenta de que ya tienen los recursos y la información necesaria para crear la próxima gran cosa. Tienen la gente, la data, la investigación y la tecnología. Lo único que falta es la voluntad de asumir riesgos. Sólo las organizaciones de noticias que se juegan por las formas alternativas de búsqueda de las noticias serán las que mejor preparadas estarán para los nuevos tiempos que se avecinan.