Gamez
Siempre se habla de cómo la tecnología nos han cambiado la vida. Cómo las redes nos ayudan a conocer los hechos, sin intermediarios que pudieran torcer el significado. Esa verdadera revolución en la información también nos trae cierto tipo de complicaciones. Para poder entender y aclarar esa lluvia de datos existe algo que se conoce como Visualización de datos, o su versión original en inglés, el Big Data.

“Creo que en nuestros días todos los profesionales, de cualquier sector, nos estamos dando cuenta de la saturación de información a la que estamos expuestos y que, en ocasiones, nos deja abrumados. Leemos las noticias en la Tablet, el Smartphone, el pc, nos relacionamos con “nuevas” apps, Twitter, Facebook, WhatsApp, etc. Todos estos componentes producen tal volumen de información que se hace casi imposible recopilarla, analizarla y estructurarla”.  El periodista español Carlos Gámez Kindelán es considerado un verdadero gurú de la visualización de datos, que ha logrado darle una impronta más estética, sin perder rigurosidad.

“Y ahí es donde surge el Big Data, que no viene a definir tanto esa masa de datos, de información, como la solución a esa saturación, como la suerte tecnológica que se aplica a la información que no puede ser procesada mediante procesos tradicionales”. Él coincide en esto con lo que sostuvo la “Harvard Business Review”, cuando en el 2012 la identificó como la profesión más “sexy” del siglo XXI.

-¿Por qué es importante pensar en la visualización de datos como una disciplina que nada tiene que ver con lo decorativo?

-Desde luego en el ambiente periodístico más académico, lo decorativo puede llegar a ser un complemento. Por otra parte, hay otros lugares en donde la visualización de datos básicamente es algo decorativo, incluso artístico, aunque también tenga una función de informar implícita.

Siempre se ha hecho visualización de datos en los periódicos, la novedad radica en el consumo y la tecnología existente, nada que ver con las herramientas tradicionales.

pulso

-En tu charla en el “Big Data Science Fighters” hablás de la nueva tendencia en las empresas privadas que buscan contratar a infógrafos. ¿Cómo es eso?

-Está claro que la infografía siempre ha sido y es un valor añadido a la información; también lo es la visualización de datos. Son recursos más o menos conocidos dentro de los medios de comunicación. Pero fuera de ellos, la cosa se vuelve más confusa. Muchas personas confunden el termino infografía con algo relacionado a la informática cuando se refiere a la información; otras los relacionan con el mundo de la animación 3D. Pues conozco el caso de empresas como Bancos, Hospitales, Fundaciones, etc. que están buscando perfiles de infografistas, periodistas visuales y diseñadores para visualizar sus datos, su información interna a la hora de darla a conocer y compartir en sus redes de negocio.

– ¿Cómo empezó tu interés por la tecnología multimedia?

-A finales de 2004 tuve la gran suerte de comenzar a trabajar en la edición digital del periódico español El País. Más suerte tuve aún cuando mi jefe en aquel momento no era otro sino uno de los grandes, Rafael Höhr. A partir de ese momento y con el empuje de profesionales altamente convencidos del valor de la infografía, como es el caso de Mario Tascón, me metí de lleno en el mundo de la infografía multimedia.

Captura de pantalla 2015-06-10 a la(s) 17.19.56

– ¿Por qué creés que está de moda la visualización de datos?

-Pues mira, creo que más bien lo que está más de moda es el periodismo de datos. La visualización puede o no formar parte de una historia de datos, pero no es algo nuevo como ya señalé anteriormente. Quizá los tiempos que corren empujan a que muchas cosas estén de nuevo de moda. De hecho la moda es eso, algo cíclico. Está de moda el rollito ‘hipster’ y sus variantes; está de moda el running, montar en bicicleta y consumir productos ecológicos, y muchas otras cosas. De ahí que en todos los sectores convivamos con fenómenos que están de moda.