deadpoolEl mundo de los superhéroes ha sabido reinventarse más de una vez. Que Superman muere y que revive al poco tiempo o en el próximo número. O que Flash reencarna en su sobrino, luego de muerto, por supuesto, pero que después se lo cruza en otro tiempo, suelen ser lo más creativo que los guionistas de las dos fábricas de historietas, la Marvel y DC Comics, se animan a ofrecerle a los lectores. Pero desde hace un tiempo hay un superhéroe muy especial que ha saltado al escenario mayor, el de Hollywood. Lo que llama más la atención de Deadpool, de él estamos hablando, no es que el actor Ryan Reynolds sea el encargado de darle vida, sino quién es este superhéroe de culto que se ha transformado en lo más creativo y rupturista de las historietas norteamericanas.

“Yo era muy joven cuando llegamos a los Estados Unidos. Tenía cuatro años. No recuerdo mucho sobre mi primer año allí, porque estaba aprendiendo inglés y trataba de comenzar bien la escuela en Nueva York”. El que recuerda esto no es otro que el argentino Fabian Nicieza, creador del superhéroe del momento. “Recuerdo que mi hermano y yo empezamos a comprar cómics casi inmediatamente, porque era una forma de aprender a leer y a escribir en inglés con mayor rapidez”.

-¿Cómo nace tu pasión por los superhéroes?
-Con mi hermano Mariano habíamos leído la revista “Anteojito y Antifaz” en Argentina, cuando éramos pequeños. También habíamos visto las series de Superman y Batman en la televisión. A los dos nos encantaba dibujar a los superhéroes, algo muy divertido para nosotros. Pronto “cambiamos” a Marvel Comics, alrededor de 1967, cuando un amigo de mi hermano le dijo que esos eran los libros que debía leer. Ellos eran Spider-Man, Los Cuatro Fantásticos y Los Vengadores.

-Y ya que hablamos de Marvel, ¿cómo se te ocurrió crear a Deadpool?
-Justo Rob Liefeld estaba dibujando The New Mutants para la Marvel y él estaba introduciendo varios personajes nuevos. Pensé en que Deadpool podría ser una especie de mercenario, pero no había pensado en él como una “ruptura” entre los personajes nuevos.

Debido a que todos los demás personajes eran muy serios, se me ocurrió que Deadpool podría llegar a tener una personalidad más divertida, casi como un “embaucador”, para crear un contrapunto con el otro personaje, Cable. Algo así como para hacerle “rechinar los dientes”.

Los aficionados reaccionaron inmediatamente con el personaje, así que decidimos traerlo de regreso una y otra vez, junto con la construcción de su historia de fondo y su personalidad. Y veinte años más tarde, él es un poderoso éxito.

 – Llama la atención que un superhéroe se le ocurra hablar con el lector. ¿Cómo se te ocurrió esto, lo de romper la cuarta pared?
-Rompí la cuarta pared sólo un poco en la época de la historieta de Cable & Deadpool. Todo comenzó como una combinación extraña de querer hacer comentarios sobre lo absurdo de algunos de los clichés de los superhéroes y haciendo que él (Deadpool) los haga. Pero la verdadera razón radicaba en que yo estaba haciendo la página con los correos de los lectores para el cómic y hacía que Deadpool hablara directamente con ellos, acerca de lo que estaban escribiendo. Por eso, lo que estaba haciendo tenía que ver con estar hablando de la misma historieta, por lo que el hecho de hacer un “meta-comentario” resultaba más fácil y los lectores lo aceptaban.

Igual no creo que se deba hacer esto de romper la cuarta pared con demasiada frecuencia, sólo cuando hay una buena broma que hacer!

– ¿Cómo llegaste a trabajar en la Marvel?
-Yo estaba trabajando en la edición de libros en 1985 y me presenté a un trabajo en la Marvel. Allí empecé en el departamento de producción, pero rápidamente me pasarón a Publicidad y Promoción, que era lo que había estudiado en la universidad. Yo fui el Director de Publicidad de Marvel durante años, y me encargaba de la promoción de los cómics a través de anuncios, gráficas, las promociones en las tienda y en las convenciones.

Esto me permitió estar cerca de los editores de las distintas publicaciones. Entonces comencé a vender mi forma de escribir después de trabajar allí por un par de años.

– ¿Cómo definirías vos, el creador, a tu hijo, Deadpool?
-Yo definiría Deadpool como un tipo realmente malo, aunque a él le gustaría ser un buen tipo. Pero esto nunca le sale bien. Él es un mercenario que vende sus servicios al mejor postor. En realidad, él vende su alma al mejor postor.