“Mientras que la injusticia racial sigue matando, la sociedad sigue mirando a otro lado”.

Que nadie imagine que cuando decimos “Chains”, de Usher, nos estamos refiriendo a las largas y gruesas cadenas que utiliza el texano en su cuello. Esta vez, su última obra musical, en colaboración con Nas y Bibi Bourelly, es una fuerte denuncia sobre la injusticia racial y la violencia policial que todavía hoy rige en los Estados Unidos.

Más allá de lo llamativo del tema en la concepción artística de Usher, lo que llama mucho más la atención es el soporte multimedial terriblemente innovador que acompaña a la canción. Desde pedir permiso para poder acceder a la cámara incorporada de una computadora, hasta lograr que los ojos del usuario se mantengan mirando la pantalla en todo momento.

“To listen to Usher’s song “Chains”,look in the eyes of unarmed victims”

aamak0hrjmma1rhdngb4zktcoxts1niyhg2vrocvdjuldmgva2upfwhk3aumyle3

Una vez que la tecnología logra identificar la cara y los ojos de la persona, la canción “Chains” comienza a sonar mientras aparece la imagen Trayvon Martin, en blanco y negro, en primer plano, casi al tamaño de quien está viendo. ¿Y quién es Martin? Trayvon Benjamin Martin tenía 17 años cuando fue muerto de un tiro por la espalda, en el 2012.

kcaonyxqrtrhxqoagps8v1rnjfujffj3w5ujtq4hyoushg4aixy4pzred3iibgfu ih32dmy7aqv8vggceryfc0ep7iw4yewjkwlrrmokdm7o5g116trcis0rpk82gmh5 ldj1ir8whusakjnupviu1ouvp7a1tbnshxhh2gozxhmnzamqsfffxkchjmwf4tvf

Luego seguirán apareciendo muchos rostros, con su breve historia explicada, de diferentes etnias cuyas vidas fueron segadas por el gatillo fácil de las fuerzas de seguridad norteamericanas.

Y si uno deja de mirar la pantalla, el tema musical se corta abruptamente, mientras que un mensaje personalizado sostiene “no mires hacia otro lado”.