Volver al ruedo después de unas buenas vacaciones (y volver a pleno) solo podía rematarse con que la primer banda que haya ido a conocer sea Hojas Vacías.
Siempre me gustó el Oeste, el rock n roll y las personas que se ríen mucho; tres cosas que a Cucu, Walter, Tatao, Kabeza, Gaby, Cucho y Migue les sobra. Ya había tenido la oportunidad de escucharlos en vivo junto a otras bandas del under hace un par de años, pero fue el domingo pasado cuando me acerqué a conocerlos a ellos, que me recibieron en una sala propia montada a pulmón en Libertad (Merlo), su barrio.

La banda la conforman familiares y amigos de la infancia, quienes en abril cumplen 7 años “de Whisky y rock & roll”. Hojas Vacías hace vibrar a su público de principio a fin, por sus melodías pegadizas y su carisma poco común. Sus influencias van desde los Blackberry Smokes y The Black Crowes, pasando por Led Zeppelin y The Rolling Stones, hasta llegar a Blues Motel, banda local que les dio nombre con una de sus canciones. Igualmente, afirman que aunque elijan algunos covers dependiendo del show para alentar la fiesta, siempre están versionados con su porpio estilo.

Los Hojas Vacías tocan desde la adolescencia por diferentes escenarios del Oeste que los vio crecer, pero también de Capital y giras costeras donde la parada obligada es Gesell. Para este verano, tienen planificadas fechas en dicha ciudad para el viernes 6 y sábado 7 de febrero, en el Camping Ramma y el Parador Las Almas respectivamente. Pero lo que difiere de otros años es que los chicos se están preparando para tocar en el Cosquín Rock, el 15 de febrero en el escenario Hangar. ¿Preguntarles que se siente? Se ve en las miradas.

ÚnderGüer: Hojas Vacías

Muy familieros, muy compañeros, muy amigos, muy de verdad. Hojas Vacías. Rock n roll.
Buen 2015, everybody let´s rock!