5YMb-j-R4Bc

Uno podría decir que la inglesa Sarah Clift ha trabajado en publicidad como directora creativa, tanto en Londres como en París. También uno podría agregar que recientemente ha comenzado a escribir y dirigir cortos que se alejan un poco de la publicidad.

Pero su irrupción en el mundo del cine ha tenido tanta fuerza que con su primer corto “The Good Mother(La Buena Madre) ya ha ganado cinco oros en el irlandés Kinsale Short Film Festival, incluyendo Mejor Guión y Mejor Director Internacional. También ha ganado en el Lifetime TV Short Film Awards, junto con el Women in Film & TV UK y otro premio en el italiano Afrodite Short Film Awards. Además se ha ganado el apoyo de medios tan exigentes como The New York Times, Buzzfeed, Huffington Post y la BBC.

 

Por todo esto, Visualmente habló con ella, en exclusiva.

“No he tenido la oportunidad de escribir y dirigir mi propio material, por ahora, pero me encanta la idea de escribir mi propias piezas y dirigir a otros escribiendo. Me gusta la colaboración independientemente de cómo suceda ese proceso”, comienza Clift.

Cuando le preguntamos sobre sus comienzos en publicidad, su respuesta no deja de sorprender por su síntesis y simbología, como si estuviera demostrando que una simple respuesta puede tener puntas para un guión. “Empecé a trabajar en publicidad a finales de los noventas. No había computadoras, la gente tenía un bolígrafo y un paquete de cigarrillos en sus escritorios. Cuando abandoné el departamento creativo de tiempo completo hace dos años, la gente tenía computadoras portátiles y jugos verdes en sus escritorios”.

– Entonces, ante éste cambio profesional, ¿cómo te definirías a ti misma, hoy? ¿Escritora o cineasta?

– Creo que como director-escritor sería la mejor encapsulación. Dentro de lo híbrido que puede llegar ser lo creativo, a veces, una buena encapsulación sería esa, con mi background como director de arte y copywriter.

– ¿Cómo deberían ser los comerciales para que quieras hacerlos?

– Serían con grandes visuales, con un wallop de ingenio y buen humor.

– ¿Alguna vez habías hecho comerciales latinos o cortometrajes, par ese público, antes?

– Después de dejar el departamento creativo, el director mexicano Jorge Aguilera me invitó a co-dirigir un comercial para el Whisky Buchanan, con Chris Hemsworth como protagonista. El anuncio salió en México y rodamos en Los Ángeles y Ciudad de México.

A lo largo de charla con Sarah Clift, dos temas conviven casi al mismo nivel, sus dos pasiones, el cine y la publicidad, lo que hace que uno sienta que está hablando con alguien que nació para el cine. “Después de pasar 18 años en la industria de los comerciales, ha sido un placer salir y sumergirme en el cine. Ahora encuentro que mis habilidades a la hora de filmar una película están influidas por mi acercamiento a la publicidad muy fuertemente. Por otro lado, mi comprensión de la audiencia y poder contar una historia sucintamente con impacto, realmente influye en mi enfoque cinematográfico”.

– ¿Cómo nace la idea de hacer “La Buena Madre”?

-“The Good Mother” nació de una conversación a caballo en medio del campo mexicano. En Abril de 2016 estaba charlando con una mujer norteamericana que estaba buscando una piñata con la imagen de Donald Trump. Esto fue cuando me enteré de su existencia y decidí escribir una historia.

Ella escribió el guión en pocos días y comenzó a filmar en mayo en los alrededores de la ciudad de México. En aquel momento, abril de 2016, el pensamiento político de Donald Trump, como su promesa de deportar a millones de indocumentados si llegaba a la presidencia, eran ampliamente rechazadas entre los mexicanos residentes en Estados Unidos. “Pero en México no eran tan conocidas, así que decidí traer una improvisada piñata Trump al casting y descubrir los pensamientos y opiniones de la gente en ese momento”.

– ¿Por qué pensaste en una madre mexicana?

– Quería celebrar la fuerza, el valor y el corazón de la mujer latina y me había dado cuenta de que la madre es un personaje fuerte y central en el hogar familiar. También quería celebrar a otras mujeres fuertes, durante el producción, que me han inspirado, como Chavela Vargas.

– ¿Cuáles son sus próximos proyectos?

– Tengo otros dos cortometrajes y un proyecto de largo, en varias etapas de desarrollo. “Oh Mary” es una comedia inglesa sobre una mujer que encuentra la liberación en sus cincuenta. “The First Dance” aborda el tema de la discapacidad, desde un lugar que nada tiene que con el drama, sino es más cercano a una comedia. Y “Soul Companion” es un largometraje ambientado en Montana sobre una mujer de un joven nativo americano que lucha por la supervivencia moderna.