nymphomaniac-banner-5
La escena que muestra en blanco y negro, casi en cámara lenta, la lubricación de Joe (Charlote Gainsgbourg-Stacey Martin) frente al cadáver todavía fresco de su padre en la cama de hospital en la que este yace -que puede verse a mitad del Volumen I de Nymphomaniac– es una de las más escandalosamente poéticas que dio la historia del cine.
nymphomaniac-image08
 Toda mujer lleva escondida en su alma a una ninfómana. De esa premisa parte el director Lars Von  Trier. Y ese es el mensaje de “Nymphomaniac”, dividida en dos vólumenes (con  varias escenas censuradas) que todavía sigue inédita en nuestro país, pero a fines de 2014 tuvo su edición director’s cut en blue ray con un  total de 5 horas y media de metraje. La totalidad del film. O como Von Trier inicialmente lo había concebido.
113648_gal
Habría que decir que pese a los cortes o los agregados de esta última versión (que se limitan a numerosos primeros planos de genitales masculinos y femeninos, una escena explicita en la que la protagonista se realiza ella misma un aborto ante la negativa de una médica a realizárselo, una fellatio, una penetración interracial y poco más) sigue siendo la misma pelicula. La vida de una ninfomana desde que nace hasta ya la edad adulta en la que su vida por motivos desconocidos y numerosos ha colapsado. Motivos que la llevan a ser golpeada y quedar inconsciente a la intemperie en una noche de lluvia y que hacen que por obra foribunda del azar la encuentre Seligman-quien será su interlocutor a lo largo del film-. Este hombre maduro, vírgen y profundamente asexual (su alter ego perfecto) que va descubriendo qué es el  sexo a través del relato que Joe va haciendo de su vida.
17582e52283377c710f3feee226f0fc3
“No hay nada sexual en mí”, dice sonrojado el rubio grandote, quien solo puede añadir algunas reflexiones sobre música, historia, religión y matemática a los sórdidos relatos de su nueva amiga.
nymphomaniac-1
La pelicula de Von Trier es un retrato, una radiografia de una mujer que le pierde el miedo al sexo (a su sexo) pero también el respeto.
“Perdí toda sensibilidad sexual”, confiesa Joe a Seligman al principio del volumen II con una congoja inocultable. Y no duda en exponerse a todo tipo de experiencias extremas y humillantes para recuperarla: Sexo con varios hombres, latigazos, bdsm. Quiere que la castiguen y se autocastiga porque es la única forma de volver a sentir, aunque ya no sea  disfrutando sino padeciendo.
Es notable que siendo una de las peliculas más explicitas y sexuales que se han visto en décadas, los críticos y espectadores del mundo coindieron en que Nymphomaniac no los excitó en absoluto. Más bien lo contrario, aún en sus momentos más explicitos, no dejo de resultarles fria y dolorosa.
Detrás de los posters sugerentes, invitadores a participar del orgasmo de sus protagonistas se esconde una trampa: es que una vez sumergido dentro del film el espectador no tiene permitido gozar. Aún así puede conformarse disfrutando de la experiencia como desde detras de bambalinas, con un goce silencioso y casi voyeuristico. Regodeándose en el no-placer.
Nymphomaniac-poster
No es algo nuevo en la filmografía de Von Trier (Anticristo, Melancholia, Dogville, Los idiotas, entre otros films) dejar de buscar la admiración y el aplauso obsecuente y agarrar en cambio por un camino alternativo al que pocos se atreven siquiera a rondar:  el camino del displacer.
nymphomaniac_girl
3-5