Es febrero y es mes de premios, Goya’s, Grammy’s y los tan esperados Oscar’s…

Anoche fueron los Grammy’s, lo más anhelados premios de la industria musical y más allá de ganadores o perdedores, nosotros haremos un recuento de los mejores shows de la noche.

Partimos con la que fue sin duda la Diosa de la noche, Annie Lennox que luego de que Hozier interpretara Take me To the Church, subió al escenario para dejarnos con la piel de gallina con su versión de I Put a Spell on You.

 

Otra mujer que nos sorprendió fue Lady Gaga quien juntó al capo de Tony Bennett nos llevaron en un viaje al 1940 con una potente versión de Cheek yo Cheek de Irving Berlin.

 

Otros de los momentos notables de la noche, fue cuando subió al escenario Jeff Lynne voz de Electric Light Orchestra que con una banda armada para los Grammys cantó una breve intro de Evil Woman, que sin duda Paul McCartney fue el que más disfrutó.

Luego con Ed Sheeran en el escenario nos deleitaron con una versión de Mr. Blue Sky.


Más allá de lo musical, otro show que nunca falla es Madonna, quien con una performance y puesta en escena notable nos demostró que a pesar de sus 56 años aun canta y baila como hace 30 años.


Uno que sin duda debemos destacar (a pesar de tener una canción a esta altura bastante apestosa), es Pharrell Williams, que para hacernos la tortura menos dolorosa, nos sorprendió con una versión bien Hollywoodense de Happy en compañía del pianista chino Lang Lang.

 

Y cerramos con la presentación de John Legend que junto a Common se lucieron con su capacidad vocal y los impresionantes coros y violines que acompañaron su interpretación de Glory, tema de la película  Selma.

 

Bonus track.
Destacamos la presentación de Paul McCartney justo a Rihanna y Kanye West, quienes sorprendieron con FourFiveSeconds.

 

Y al éxito rotundo y permanente de un clásico del rock. ACDC.

Y por su puesto, no podíamos dejar fuera a nuestro orgullo nacional. La gigantesca Ana Tijoux.

 

No dedicaremos palabras a los aburridos shows de música country, ni a la adormecedora presentación de Beyoncé, y la de Gwen Stefani junto a Adam Levine quienes sin dudas escogieron mal el tema a interpretar que apagó toda la potencia de sus voces, ni tampoco al “quiero ser súper alternativo” rap de Kanye West, ni mucho menos a SIA quien ya con el éxito conocido de Chandelier quiere repetir la fórmula en cuanto vídeo o presentación en vivo tenga por delante. Sin quitarle méritos a la pequeña bailarina de 12 años Maddie Ziegler.