Imagen 27

No podíamos dar crédito a lo que nuestros ojos veían. Encima veníamos del oculista que nos terminó de arruinar la vista, tratando de ver si nuestra presión ocular era la correcta. Todo estaba armado para conspirar contra nuestro sentido de la vista. Pero la última portada de la revista Metrópoli nos confundió aún más.
Es que la última vez que hablamos con él, su postura era casi militante. “Sabes que la Cooper Black no me gusta un pelo. No tengo nada en su contra, pero nunca me pareció una tipografía de las mías. No me transmite nada especial y los trabajos que he visto con ella, aún de grandes diseñadores, me han parecido vulgares”.
Nosotros, desde Visualmente, habíamos salido a defender esa tipografía, pero al español Rodrigo Sánchez no le gustaba nada. Pero esa desazón dió paso a nuestra alegría sin parar cuando advertimos que él había vuelto a usarla. Por eso, con una alegría insustituible, le preguntamos por su elección tipográfica.
“Lo de la Cooper Black para la portada de Thatcher es simple. Quería imitar un catálogo de los años 70 para una exposición de Warhol en la Tate Gallery de Londres. Ellos usaron la Cooper y a Marilyn. Yo, la Cooper y la Thatcher, pero imitando a Marilyn. Ambos, el estilo pop y al tipografía, un icono de los años 70”, comenzó con su respuesta.
“La Thatcher, además, un icono de la política y de los 80. Al fin y al cabo eso es Metrópoli, un cajón de iconos, una amalgama de estilos”.
Nosotros, basados en esa fotografía original de Marilyn Monroe que inspiró a Sánchez para la portada de Thatcher, hicimos una versión femenina de El Norbi, La Marilyn Baruch. También podés conocer la portada original del catálogo de la Tate londinense. También podés entrar en Tipográficamente, para conocer el anterior uso que hizo Sánchez de la Cooper Black.