LEWIS HINE: UN FOTÓGRAFO EN CONTRA DEL TRABAJO INFANTIL

Hoy se recuerda a los mártires de Chicago a través de la conmemoración del Día Internacional del Trabajo, aunque muchos no lo saben. Pero más allá de este hecho puntual, con lugar, fecha y año (Haymarket Square, 1 al 4 de mayo de 1886), nadie como el fotógrafo norteamericano Lewis Hine ha homenajeado a los trabajadores y denunciado las injusticias que se cometían en nombre de la libre empresa de EE.UU.

Es que  Hine (1874-1940) retrató en sus fotografías  la injusticia del trabajo infantil en minas, fabricas e hilanderías, mientras que otros colegas trataban de competir con la pintura, sin la más mínima intención de mostrar las injusticias del mercado. Los talleres ilegales, donde hoy también mueren menores, se empleaba mano de obra infantil, y esa era la obsesión de Hine.

“Quiero mostrar lo que debe ser corregido, corregir lo incorrecto. Quiero mostrar lo que debe ser visto”, solía decir, allá por 1902. Por eso, en cierta forma, se lo considera el primer fotógrafo de las ONG, trabajando para la National Child Labor Committee, una organización que buscaba combatir el uso de la mano de obra infantil.

Hine murió en la pobreza, con la hipoteca de su casa ejecutada y dependiendo de la beneficencia pública para comer.