Al parecer los vídeos musicales con bailarines contemporáneos son hoy en día la fórmula del éxito.

Luego de la increíble interpretación de Maddie Ziegler para Chandelier de Sia, hoy en día nos volvemos a sorprender con Sergei Polunin, quien es considerado el mejor bailarín ruso del momento.

Bajo la dirección del reconocido fotógrafo David Lachapelle, Polunin interpreta una nueva visión de Take Me To Church de Hozier considerado un símbolo de lucha contra la homofobia.

El vídeo original de Hozier iba dirigido contra los abusos y la discriminación sexual registrados en Rusia.