La lucha libre tradicional, también conocido como “Laamb” en wolof, es un deporte de siglos de antigüedad en Senegal. Los luchadores pelean por un premio que en la antigüedad era arroz, terrenos u honor y que hoy se ha convertido en miles de dólares sólo para el mejor.

Muy al estilo greco-romana, la lucha Laamb permite a los luchadores atacarse entre sí con sus propias manos, sin ningún tipo de protección; y también tiene otro estilo más acrobático (el original), donde no está permitido golpearse. Cuando la espalda de un luchador toca el suelo, la pelea terminó.

La lucha Laamb es una actividad física y espíritual; los luchadores realizan varios rituales previos al evento. Ningún luchador, independientemente de su fuerza o sus habilidades técnicas o físicas, se atreverá jamás a entrar en el ring, y mucho menos a luchar, sin que su “morabito” (una especie de chamán) le haya preparado sus pócimas, conjuros de buena suerte y amuletos para reforzarlo y llevarlo a la victoria.

Senegal wrestling - Laamb

Durante la ceremonia, el luchador, acompañado de tambores y cantos, baila en la arena; alrededor de los brazos, las piernas y la cintura lleva varias clases de colgantes esotéricos y amuletos cuyos propósitos son protegerlo contra los malos espíritus y la brujería de los otros combatientes.

Senegal wrestling - Laamb

 

Esta batalla solía ser un medio para medir la fuerza de los hombres y para determinar al campeón de cada aldea, que se convertiría en el campeón de la lucha hasta el año siguiente..

Durante la colonización francesa de Senegal, las peleas continuaron en los montes, sin que los ocupantes franceses entendieran realmente de que se trataban. Sin embargo, fue un francés el que organizó las primeras peleas oficiales en la década de 1920 en su cine, El Malik en la capital, Dakar. Los luchadores, gracias a la venta de entradas, recibían una suma de dinero a modo de pago. Fue en esta época cuando se permitió que los luchadores también podrían golpear a sus oponentes.

Después de la independencia, esta forma de deporte poco a poco se convirtió en profesional y se afianzó en pueblos y ciudades.

 

Esta serie de fotografías del español Javier Acebal son parte de un proyecto que quiere documentar la vida que rodea al luchador y el mundo de la lucha. En esta primera selección acompañó al luchador Djily Mbaye durante su ritual privado previo a la lucha. Muestra los rezos y sigue el proceso del ritual donde se coloca sus amuletos, se lava en pócimas, come el lakh o inhala los inciensos preparados por el morabito. Todo listo para la pelea en el estadio Demba Diop de Dakar.

Senegal wrestling - Laamb Senegal wrestling - Laamb Senegal wrestling - Laamb Senegal wrestling - Laamb Senegal wrestling - Laamb Senegal wrestling - Laamb Senegal wrestling - Laamb

 

Senegal wrestling - Laamb