ginger1
El tradicional Gingerbread Man, tan común en las mesas navideñas norteamericanas, tendría escondidos, debajo de esa sonrisa cuasi falsa, unos 32 dientes, incluyendo las muelas del juicio. Por lo menos eso se desprende de la obra pop del norteamericano Jason Ralph Freeny, amigo de la casa.
En enero, la revista Magazine del diario El Mundo de Madrid mostraba las creaciones hechas juguetes del norteamericano. En la pequeña nota hablaba de los antecedentes a estas creaciones que tenían que ver con esa obsesión de Freeny por el interior de los personajes de ficción.
TOYS
Freeny no se detiene ante nada. Mickey Mouse, Mario Bros o el Señor Papa, han sido desnudados ante el público norteamericano. Ahora se mete con el hombrecito de jengibre.
gingerbread-man-dissected
“I approach the fictional anatomies by choosing characters I think would make an interesting skeleton as well as characters I enjoy or relate to”.
ginger2
“The gingerbread man illustration took about 3 weeks”.
“I do very little sketching on these and prefer to work them out in my head for several days before beginning. I let the shape of the character decide the shape of the inner skeleton”.
ginger3