Luego de unas breves traducciones (portuñol mediante), el que habla es el brasileño que será el responsable de manejar los destinos de la SND en Latinoamérica. Él fue uno de los expositores de nuestras Jornadas Universitarias sobre de Información, en Buenos Aires. “Quisiera tener todas las respuestas que un Toni Cases, un Roger Black, un Juan Giner o un Mario Garcia todavía no han elaborado, pero creo, con humildad, que no hay camino sin la integración del diseño del papel y lo digital”, dispara sin silenciador Luiz Adolfo.

1) Mucho se habla de la separación de la redacción entre periodistas y diseñadores, ¿cómo la SND puede cambiar esa actitud que se ve reflejada en la página?
– Yo no creo en esta separación que aún existe y perjudica mucho las redacciones de todo el mundo. Todos deben ser periodistas completos y si, por una razón u otra, no logran esa función total, igual hay que tener respecto y cooperación por el trabajo en conjunto. Si hay respecto por el conocimiento profesional de un periodista diseñador o redactor las ideas son aceptadas con más cooperación y ilusión. Creo que no se debe separar los papeles de cada uno. Todos estamos en una redacción para hacer lo mismo.

2) ¿Cuál crees que es el futuro de los diarios impresos?
– El futuro de los diarios como conocemos -y hacemos- hoy no es bueno. Solamente si cambiamos la cabeza de los periodistas y directivos (estos ya más adelantados, como es su rol) haremos un diario como la gente busca hoy en día. Las redaciones escriben diarios aburridos y sin conexión, mismo con los lectores más tradicionales. Si los jóvenes y los jubilados tienen críticas a nuestro menú diario, ¡¡¡¿¿cómo podemos seguir haciendo estas páginas infinitamente??!!! Basta leer un diario o su versión web, después de un gran suceso, para ver cómo las ediciones son iguales.

3) ¿Cómo crees que se puede aumentar los niveles de lectura de los diarios en papel?
– El futuro está en oír a los lectores de una vez por todas. Pero no sólo escuchar, sino aceptar sus ideas y sus gustos. ¿Cuántas veces nos reímos de una sugerencia de nuestros lectores y no la publicamos? ¿Cuántas veces hacemos encuestas para tener un feed-back? ¿Cuántas veces contestamos una llamada a la redación o esclarecemos una duda que nos llega por los medios y canales que cada día las empresas crean para ser interactivas? Los periodistas serían más leídos si escucharan a la gente afuera de las redacciones, sean ejecutivos o madres de familia.

4) ¿Qué opinas del traslado de recursos de la web (barra de navegación, por ejemplo) a los diarios en papel?
– Aunque la web no ha logrado un diseño de la información con la técnica de los impresos, muy evolucionados en los últimos años, creo que tiene que existir un lenguaje único entre papel y web. Una extensión perfecta de uno al otro. Mismo que la web evolucione aún mucho más en los próximos años, hay que integrar los dos diseños. Todo esto porque es la misma cabecera que transmite el contenido. Por tanto, hay que cambiar o ajustar sólo lo referente al soporte, la extensión de la superficie y al ciclo de 24 horas de la noticia. Si hablamos de la integración de las redacciones papel y digital, ¿por qué no hacemos lo mismo con los recursos visuales y editoriales?

5) ¿Los periodistas deberían tener una formación visual o los diseñadores deberían tener una formación periodística?
– Las escuelas y las redacciones deberían ofrecer una formación visual y de contenido a todos los estudiantes de periodismo indistintamente. Todos haciendo todo. Conocer el manual de redacción es tan importante como conocer tipografía, arquitectura de la página y uso de colores. Si, desde las escuelas, terminamos con la separación clásica los profesionales, serán más respectados y valorizados. Yo no creo en un periodista-orquesta, no hay condiciones físicas ni tiempo para hacer todo, pero un reportero tiene todas las condiciones para conocer el proyecto gráfico de su publicación, así como editor de diseño debe estudiar diseño de páginas.

…………….

Pero, ¿quién es Luiz Adolfo Lino de Souza?

Este brasileño, de 46 años, es periodista. Nació en la ciudad de Río Grande, sur de Brasil. Empezó su carrera profesional ya con un rediseño del diario Folha da Tarde, de Porto Alegre, y siempre ha trabajado con diseño periodístico en su carrera, desde que se graduó en la Pontificia Universidad Católica de Río Grande del Sur en el 82. A continuación, trabajó en el relanzamiento del diario Correio do Povo y en el posterior cambio de sábana a tabloide del mismo diario en el año 86. En el año 1988 fue contratado por el Grupo RBS como editor de Arte. En el 89, trabajó en el primer rediseño de Zero Hora junto a Mario García. Desde entonces, ya como director de Arte, en estos 18 años, ha trabajado en los proyectos de los diarios Pioneiro, en el 92, Jornal de Santa Catarina, en el 93, y Diario Catarinense en el 96.

En 2000, creó el departamento de diseño gráfico en el Diario Gaucho, un periódico popular de Porto Alegre. En 2002, diseñó el Diario de Santa Maria. En 2005, reformuló el diario líder del grupo RBS, Zero Hora, que cumplía 40 años de circulación.

También es docente de proyecto gráfico en la PUC-RS desde hace 17 años y enseña en las clases de Design, Proyecto Gráfico y producción de periódicos-escuela.

Ha participado de numerosos seminarios y cursos profesionales nacionales e internacionales y en 2004 cursó el primer Master de Diseño Periodístico de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.