Print

Las tipografías, esas formas más o menos creativas que suelen tener las letras, suelen ser discutidas, amadas y odiadas por igual. Es común escuchar discusiones sobre si la Helvética es mejor que la Franklin Gothic, o si la Mistral es más defendible que la tan vapuleada Brush Script.

Nunca antes se había hecho una encuesta sobre los verdaderos usos tipográficos que hacen los diseñadores, los tipógrafos, los periodistas y los comunicadores en general. Y nunca se había podido armar una especie de catálogo crítico de fuentes tipográficas, donde los estudiantes puedan entender las razones para no tratar de usar una Comic Sans (tipografía con dibujo muy infantil) para un aviso de automóviles, según la opinión de los profesionales.

Uno de los 260 profesionales reconocidos que aceptó responder sobre sus preferencias tipográficas fue el diseñador cordobés Miguel ‘Cachoito’ De Lorenzi, verdadero especialista y gurú tipográfico fallecido en 2010.

“ Si se le pregunta a alguien que comida le gusta más, nadie responderá milanesa, a secas, por ejemplo. Dirá milanesa con papas fritas o milanesa con puré. Lo mismo me sucede con las tipografías. Será un lugar común pero me gustan los dúos o, mejor, parejas haciendo el amor tipográfico: redonda con itálica, bold con ligt, serifas con palo seco, etcétera. Hay parejas clásicas: Franklin Gothic bold con Stempel Garamond light itálica, que vendría a ser mi milanesa con papas fritas o mi postre queso y dulce.
Ese será mi vulgar paladar, aunque cuando pongo tipografías no dejo de pensar en el comitente, el medio y el lector”.

Siempre frontal en sus comentarios, De Lorenzi no ahorraba críticas a sus colegas que, a la hora de elegir tipografías, no son tan sinceros. “No le creo a los diseñadores que dicen “yo solo tengo cinco tipografías en mi computadora”. Si revisamos su obra veremos que constantemente le son infieles a esas cinco que nombran”. En ese mismo plano, el diseñador cordobés, oriundo de Villa María, da otra prueba del doble discurso de algunos profesionales, con respecto a la utilización de dos tipografías muy usadas, y, por lo tanto, poco reconocidas como creativas o cool. “Yo, por ejemplo, no me rehuso a usar la Helvética ni la Times porque sean un lugar común. Muchos diseñadores creen superar ese complejo de popularidad usando la Akzidenz Grotesk que fue la antecesora de la Helvética. Lo que en general no saben es que la Akzidenz que usan fue digitalizada con un ojo puesto en la Helvética”.

Y ya que hablamos de las tipografías más usadas, De Lorenzi demuestra cuál es la función concreta de un diseñador. “Una letra que odio, no por popular si no por fea es la Brush Script. Pero atenti, si el verdulero de la esquina me pide que le haga el cartel de su verdulería con la Brush Script, trataré de convencerlo de que usemos otra letra. Si no lo convenzo, se lo haré en la Brush Script. Estoy seguro que aumentará sus ventas porque estará feliz con su cartel  y atraerá más clientes. ¿O no es que diseñamos para la gente?

Para ver la imagen a tamaño real haz click acá