Norbert Baksa era hasta hoy un desconocido fotógrafo húngaro. Pero internet lo hizo famoso.

La crisis migratoria que vive Europa estos días es un tema delicado. Hay sufrimiento y vidas en juego, hay quienes luchan por su dignidad, por sobrevivir y por sobre todo hay mucha brutalidad (como la de la periodista húngara).

Cuando se difundió la imagen del pequeño niño sirio que fue encontrado muerto en la orilla del mar Egeo, Aylan, la discusión se centró en si fue acertado o no difundir aquella fotografía. Finalmente Aylan se convirtió en símbolo de la crisis e hizo que el mundo mirara algo que hasta ahora ignoraba.

Pues bien, eso es fotoperiodismo, fotografía con una causa, un trabajo que tuvo una consecuencia. Sin embargo hay cierto tipo de “profesionales” que carecen de toda ética. Así es el caso de Baksa, quien en un desesperado intento de volcar las miradas a su trabajo, hizo de la crisis migratoria que se vive en Hungría, una vanalidad, transformándola en un sesión de modas.

La escena es grotesca. Una supuesta ‘refugiada‘ vestida con vestidos floreados, monos de Zara y ataviada con botines y tacones se hace un ‘selfie’ ante la valla con un móvil con el logo de Chanel. En otras instantáneas, un supuesto policía intenta arrastrar a la ‘maniquí’, que parece resistirse. – El Mundo.es

Las imágenes ya corrieron por toda la web generando críticas en todos los rincones, ante lo cual Baksa sale a defender su trabajo diciendo: “No entiendo cómo la gente puede tomar una posición clara (a favor o en contra) mientras estamos inundados de información contradictoria en los medios de comunicación, nadie tiene un amplio conocimiento de la situación en su conjunto. Esto es exactamente lo que quería expresar: una mujer sufriendo, que también es hermosa ya pesar de su situación, tiene algunas piezas de alta calidad de equipo y un teléfono inteligente”.

A lo que entiendo claramente que no le importa la crisis por la que está pasando esa mujer, sólo le importa si tiene un pantalón Zara o un teléfono inteligente.  Déjenme decir que Baksa es un reverendo pelotudo.

Hasta el día de hoy nadie conocía su trabajo, absolutamente nadie. Pero se ve que ya debe estar contento por el pick de visitas que alcanzó su sitio web.

Hay personas que merecen nuestro respeto, personas que están en un situación en la que ninguno de nosotros quisiéramos estar, en la que tienes que huir de tu tierra porque sino simplemente te mueres, es así de duro, así de fuerte. Los migrantes son personas aguerridas, personas que no son una cara bonita para la fotografía, son los que en este momento están sufriendo y que lamentablemente por tipos como Baksa, no se les toma en serio.

En serio. No todo vale para alcanzar la fama que anhelas Baksa. No todo.

DerMigrant6 DerMigrant4 DerMigrant5 DerMigrant3 DerMigrant2