Cristina García Rodero desde hace mucho tiempo es considerada una fotógrafo de culto y no por nada. Su delicadeza en cada disparo de su cámara nos revela los momentos más ocultos de todo tipo de fiestas religiosas y misteriosos cultos practicados desde España a Haití.

Ha fotografíado por más de 40 años su España natal, la torsión de su mirada dura y honesta, crucifica la casa y los hogares de pequeños pueblos de España, penetrando en su propia naturaleza, la exploración de las raíces y la búsqueda en los rincones más inaccesibles de su país.

Rodero nació en 1949, desde la infancia fue aficionada a la fotografía. En 40 años, se convirtió en miembro de la famosa “Magnum” (fue la primer fotógrafa española), y más tarde comenzó a trabajar en la renombrada agencia “Vu”. En 1989 ganó, con las fotografías de las fiestas tradicionales españolas, el premio de Eugene Smith. Y en 1998 se convirtió en un miembro honorario de la Real Sociedad Fotográfica.

“Traté de fotografiar el alma misteriosa, verdadera y mágica de la España popular en toda su pasión, el amor, el humor, la ternura, la ira, el dolor, en toda su verdad, la más completa, los momentos más intensos de la vida de estos personajes… es tan simple y convincente. Con toda su fuerza interior e inherente, este objetivo se convirtió en un problema personal, que me dio la fuerza y la comprensión y en el que he invertido todo mi corazón “.

Sus fotografías causan morbo, el miedo, y a veces temor, hace que resuenen en nuestros corazones algo antiguo, genes muertos. Cristina con sus fotografías nos dice de dónde venimos y hacia dónde vamos.

Acá te dejamos una selección con lo mejor de su trabajo.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36